¿PORQUÉ AÑADIR UN FORMULARIO EN MI WEB?

¿PORQUÉ AÑADIR UN FORMULARIO EN MI WEB?

Algunas de las entradas que voy incluyendo en este blog surgen de la experiencia personal, he de confesar que la mayoría salen de ahí … así que os voy a contar mi periplo con este tema de si poner o no un formulario en la web y si merece la pena.

Un formulario web es un tipo de formulario que es presentado en un navegador y puede ser rellenado a través de una red como internet. Generalmente cuando se ingresan los datos, se envían a un servidor web o a un correo electrónico del dueño de la web para ser procesados.

Los formularios web pueden ser utilizados para suscripciones a listas de correo, encuestas, elección de opciones, solicitud de información, primera toma de contacto del cliente con nuestra empresa, etc.

 

 

CUANDO NO INCLUIR UN FORMULARIO EN LA WEB

Recientemente he tenido que solicitar presupuesto para unas reformas en casa, con el poco tiempo que me permite mi actividad diaria pensé que era mucho mejor contactar con algunas empresas online y solicitarles presupuesto a través de los formularios de sus páginas web, además comentando un poco cual sería el trabajo a realizar. Para ello busqué unas 3 ó 4 que me parecía que tenían “buena pinta” no así sus web, todo he de decirlo… pero en fin, todas tenían formularios de contacto. Mi sorpresa llega cuando tan sólo una de las 4 empresas contactadas me llama después de dos semanas, quedo con el señor que me llamará para venir a medir y hacerme un presupuesto y de esto han pasado 2 meses. Con esto quiero decir, que si pones un formulario en tu web es para ofrecer un servicio, si no vas a gestionar esa información que llega a través del formulario al correo, NO utilices este sistema.

 

 

CUANDO INCLUIR EL FORMULARIO

Si por el contrario consideras que buena parte de tu clientela puede llegar a través de la web y quieres facilitarle a esa clientela potencial el contacto con tu negocio, ofrece el formulario como forma de contacto y el cliente podrá ponerse en contacto desde un primer momento que entra en tu web, simplemente enviándote sus datos para que te pongas en contacto con el o le envíes algún tipo de información.

Un formulario debe solicitar al menos una forma de contacto, yo considero que el mail es un dato imprescindible, ya que para una persona que utiliza este medio seguramente sea su manera favorita para contactar,  y además el teléfono para poder hablar de tú a tú en caso necesario. Además será útil y necesario que deje su nombre y apellidos para que sepas a quién tienes que contactar. En el caso del formulario de mi web, por poner un ejemplo, además se puede seleccionar en que tipo de servicio se está interesado y dejar un pequeño resumen de lo que solicita, esto me ayudará a mí a la hora de abordar al cliente cuando le contacte.

 

FORMULARIO DE CONTACTO

Selecciona que servicios te interesan

11 + 15 =

En mi caso además no sólo tengo el formulario, también dejo mi número de teléfono tanto fijo cómo móvil y mi correo de trabajo por si la persona que llega a mi web se siente más segura haciéndolo de esa manera. Por el momento no tengo dirección comercial ya que al trabajar desde casa prefiero no poner esa dirección.

Otro tipo de formulario que suele estar en algunas web es el de susbribirse a una lista de correo, nos salta según entramos en la web antes de ver nada. En mi caso tengo uno activado que recoge nombre y correo electrónico para quien esté interesado en recibir la Newsletter con las nuevas entradas de mi blog. Este formulario también lo tengo en formato habitual dentro de mi web en la página del blog, para que la gente pueda suscribirse también desde ahí.

 

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER

No olvides aceptar la política de privacidad

8 TIPS PARA TRABAJAR DESDE CASA

8 TIPS PARA TRABAJAR DESDE CASA

Bienvenid@ a la primera entrada del año que son estos 8 consejos para trabajar desde casa.

Ya tenía ganas de volver con el blog, de volver a retomar la rutina y tener mis días más organizados después de tantos días intermitentes de fiestas. Y que mejor post de los que ya tengo pensados para este 2019 que uno que ayude con la motivación y la organización a los que como yo trabajáis desde casa.

Esta vez además me he aventurado a realizar una infografía que os invito a compartir e imprimir para poner en vuestro espacio de trabajo, sentíos libres de descargar la imagen en vuestro ordenador, para poder mirarla esos días en los que  se te empieza a ir todo de las manos… que sabéis que los tenemos (aquí me río internamente porque esos días en los que falla algo al final del día te das cuenta de que el efecto dominó ha podido contigo, pero no pasa nada, mañana será otro día).

Aquí te desgrano las claves y las llaves que a mi me mantienen en la cuerda floja, que a veces es trabajar en casa, sin caer.

1- Tener un espacio de trabajo

Antes incluso de trabajar en casa yo ya tenía un espacio que dedico a trabajar, también lo dedico a otras cosas pero la mesa de trabajo, mi silla y mi ordenador colocados estratégicamente al lado de una ventana son “mi lugar”. Son el sitio dónde cuando estoy sentada todo lo demás se esfuma, porque me lleva a la concentración, es como te cuento en la infografía, un espacio tranquilo, cómodo, iluminado y con el mobiliario adecuado. Además tengo alrededor todo lo que necesito para desarrollar mi trabajo sin tener que moverme a otra habitación.

 

Mi espacio de trabajo

2- Jamás trabajar en pijama

Esta reconozco que a veces no la he cumplido, días en los que tienes tanto trabajo que lo que más quieres es levantarte y ponerte directamente a trabajar, pasas 12 horas sin parar más que para ir a la cocina a por algo de comer y seguir trabajando sin parar mientras comes delante del ordenador. Esos días acabaron para mi, a veces desayunaba mientras iba abriendo el correo, pero ahora ya no, desayuno tranquilamente, me visto y me arreglo como para salir a trabajar… bueno, un poco más cómoda y aunque en zapatillas, vestida como si tuviese que salir en cualquier momento de casa, incluso me maquillo un poco, me hace sentir que estoy más en “el papel”. Me levanto un poco antes e incluso antes de trabajar recojo un poco la casa y hago la cama, para que nada me llame o me distraiga.

 

3 y 4 Establecer un horario y planificar las tareas del día

En mi caso no es complicado, trabajo para una empresa de 10 a 14 y aunque a veces empiezo a las 9, para poder distribuirme un poco mejor el tiempo, estoy completamente disponible y conectada para cualquier tarea que me puedan enviar. Además trabajo por mi cuenta y dedico tiempo al blog, para esto me ayudo de un organizador semanal que tenéis en mi página de descargas. Con el me organizo las tareas semanales el lunes a primera hora, no siempre lo sigo a rajatabla, pero me ayuda a no dejarme nada sin hacer y si puedo “arañar” tiempo de mi jornada y hacer algo más de lunes a jueves, los viernes por la mañana puedo dedicarlos a tareas del blog, trabajo freelance, reuniones con clientes … o si no tengo nada pendiente ir al centro a tomarme un café.

5- Programar los descansos

Así como programo mis tareas del día, programo mis descansos, intento hacer un parón a media mañana y tomar un vaso de agua, un te o algo de comer, es importante levantarse del asiento, ya que al trabajar en casa no interactuamos con nadie, nada nos llama a levantarnos, pero hay que hacerlo, muchas veces después de 5 horas seguidas sentada trabajando me he intentado levantar y como yo digo… me dolía hasta el alma, necesitas estirarte y hacer 5 minutos de descanso visual cada hora para poder trabajar mejor.

6- Evitar distracciones

En casa las distracciones se multiplican, tareas del hogar, una mosca que pasa, ¿qué voy a comer hoy?… y, no es mi caso, pero si tienes hijos o familiares que no entienden que trabajar en casa es trabajar igual… las distracciones se multiplican por mil. Incluso gente que no vive contigo, pero que piensa que por trabajar en casa estás disponible a cualquier hora del día. Debes hacerles entender que aunque estás en casa estás trabajando, que hay un horario en el que debes dedicarte a las tareas laborales y que después puedes atenderles. Y tu debes ser fuerte y seguir tu horario lo mejor posible y dentro de la flexibilidad que te puede dar el trabajar en casa no dejarte llevar.

7- No perder la motivación

Muchos días te levantarás sin ganas, y al no tener que salir de casa, el estar sólo/a frente al ordenador, aún te costará más ponerte a trabajar que si tuvieses que ir a una oficina, cualquier cosa te distraerá, levantarte de la cama seá una odisea… NO DESESPERES, nos ha pasado a todo/as, recuerda que te gusta tu trabajo, que trabajar desde casa es un privilegio. Valora y premia tu trabajo. Estar motivado es una cuestión de actitud.

8- Tomar tiempo libre

La más importante de todas, no te conviertas en una persona adicta al trabajo que no sabe tomarse un tiempo para si misma, me ha pasado, me sigue pasando pero trabajo en ello cada día. Organizo mi tiempo libre y lo que voy a hacer en el, igual que organizo mi jornada laboral, ya sean actividades que hago fuera de casa, como en casa. En mi caso ensayo con el grupo lunes y jueves, esos días son sagrados, salvo en caso de fuerza mayor ese día salgo, cojo el coche, con o sin ganas y me voy al local de ensayo. Es necesario interactuar con gente.

También me tomo mi tiempo para hacer algo de ejercicio, en estos momentos lo que hago es salir a caminar al menos un par de días por semana y hago yoga, ahora el yoga lo he empezado a hacer todos los días con unos vídeos de youtube que me recomendó Marina de Luna (os dejo aquí su web) y también os dejo en enlace a la web de Adriene Louise a la que os recomiendo si tenéis un nivel de inglés medio alto, además de yoga practicaréis inglés (me río yo sola, es un dos en uno, nada que me guste más a mi que poder hacer dos cosas a la vez)

Creo que me he extendido mucho en el post, así que si has llegado hasta aquí leyendo te doy las gracias, espero que te haya gustado y que lo compartas con aquellos que conozcas que también trabajan sólos desde casa.

 

4 PUNTOS FUNDAMENTALES ANTES DE EMPEZAR UN BLOG

4 PUNTOS FUNDAMENTALES ANTES DE EMPEZAR UN BLOG

Ser blogger parece ser el trabajo de moda, aunque está muy lejos de ser una cosa fácil sin al menos unos cuantos conocimientos. No vale sólo con plantearse un buen día “voy a abrir un blog” si no que requiere de un trabajo previo y un aprendizaje constante. Y también se aleja mucho de la idealización que tenemos de algun@s blogger de éxito rodeados de glamour y patrocinados por una serie de marcas que promocionan sus productos a través de ell@s.

 

A través de una serie de posts iré desgranando conceptos básicos, herramientas y tips que podrán ayudarte en este camino de la creación de un blog, desde cuando surge la idea hasta la materialización del blog a través de una web que podrás crear y gestionar tu mism@. Este es un hobby/trabajo que requiere dedicación, esfuerzo y mucha organización!

Así que vamos con estos cuatro puntos que yo considero que debes plantearte antes de empezar a crear el blog, ya que definirán tu camino en el futuro.

1- ¿De que vas a hablar en tu blog?

Debes elegir un área en la que tengas amplios conocimientos e interés, nadie puede (o no debería) hablar de cosas de las que no sabe. Tal vez tienes una afición de la que disfrutas y quieres compartir tu experiencia, tal vez tienes un trabajo que te apasiona y quieres divulgar tus conocimientos o simplemente quieres hacer una bitácora sobre algún aspecto de tu vida. Elige la temática y acota que aspectos o temas a tratar.

2- ¿A quien va dirigido?

Una vez que sabes cual va a ser la temática tienes que plantearte a quien va a ir dirigido: hombres o/y mujeres, rango de edad, que gustos tienen, a que se dedican, … Identificar al tipo de usuarios que quieres atraer será una de las bases para desarrollar tu blog.

3- ¿Cual es tu objetivo?

No tener un objetivo para el blog hará que este no tenga ningún sentido. Bien quieres que sea para un uso personal o profesional, quieres que sea tu trabajo en un futuro o simplemente un hobby … debes definir una serie de propósitos de forma realista

4- Define tu marca personal.

La marca personal es lo que la gente percibe de nosotros, esta marca ya existe la trabajemos o no, así que de lo que se trata es de gestionarla para proyectar la imagen que queremos dar de nosotros mismos. Más adelante hablaré de este tema en otro post.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER

No olvides aceptar la política de privacidad

Pin It on Pinterest