EXPOSICIÓN GUERRILLA GIRLS EN LA TATE MODERN DE LONDRES

OPINIÓN, VIAJES

Hace poco más de un mes volví a Londres, un sitio al que me gusta viajar siempre que puedo y seguir descubriendo sus rincones y disfrutando de la cultura y el arte. En este último viaje decidí pasar por la Tate Modern, hacía años que no iba, y fue toda una ducha de ideas en mi cerebro y en mi parte creativa. De todas las obras que pude ver y disfrutar en las exhibiciones gratuitas la que más me llamó la atención fue “ANDY WARHOL AND THE GUERRILLA GIRLS”.

 

Jamás había escuchado sobre este grupo y me quedé muy sorprendida de ello, ya que nunca en clases de historia del arte ni de historia del diseño había oido nombrar a este grupo… me sentí ignorante la verdad, aunque más tarde comprendí que tampoco recordaba ningún nombre de ninguna pintora o escultora que hubiese estudiado en mis años en la Escuela de Arte o en la Universidad. Así que no es ignorancia si no una falta de información. Por suerte actualmente internet es nuestra mayor fuente y si sabemos buscar obtendremos todo esto que se nos ha ocultado en los libros de texto.

De esta exposición salí muy inspirada y consciente de algunas cosas que tienen mucho que ver con mi condición de artista y mujer. Del papel secundario que se nos ha dado a lo largo de la historia y de la falta de credibilidad como creativa que he sentido muchas veces realizando mi trabajo de diseño gráfico y de ilustración. Y también de todo el camino que nos queda aún por recorrer a las mujeres en general.

Realmente no pensé en escribir este post, ni si quiera tenía pensado incluir este tipo de post en mi blog, hasta que escuché en un evento hace poco una frase a un artista (hombre) que venía más o menos a decir que la mujer es la inspiración para sus obras y su musa. Ahí recordé mi visita a la Tate Modern y la reivindicación de las Guerrilla Girls en este cartel…

¿Tienen las mujeres que estar desnudas para entrar en el Met. Museum? Menos del 5% de los artistas en las secciones de Arte Moderno son mujeres, pero un 85% de los desnudos son femeninos.

Este cartel fue colocado en 1989 frente al Metropolitan Museum de Nueva York que decía: aquí cartel El cartel contenía una reproducción de la “Gran Odalisca” de Ingres, imagen archiconocida dentro de la tradición iconográfica del desnudo femenino. Su elección supone una crítica hacia el estereotipo de la mujer como objeto de deseo. Además, la odalisca de las Guerrilla Girls no se contenta con ser relegada a mero sujeto pasivo, sino que se subleva ante esta situación y lo hace colocándose, como sus creadoras, una máscara de gorila.

HISTORIA DE LAS GUERRILLA GIRLS

En 1985 el MOMA (Museum of Modern Art) de Nueva York celebró una exposición de arte contemporáneo titulada An Internacional Survey of Painting and Sculpture. De los 169 artistas que participaron en ella, sólo 13 eran mujeres.

Delante del museo se manifestó un extraño grupo contra esta desigualdad: eran mujeres, llevaban máscaras de gorila y se hacían llamar Guerrilla Girls. La falta de reconocimiento hacia las artistas mujeres que aún persistían en la época, a finales de siglo XX encarnaban el sentimiento de frustración que unió a este grupo. Aún hoy en pleno siglo XXI esta lucha continúa.

Sus miembros se desconocen pues eran anónimas, pero sabemos que lo constituían mujeres de diferentes edades y procedencias étnicas; no sólo artistas (pintoras, escritoras, directoras de cine…), sino también comisarias de exposiciones e historiadoras del arte.

Ocultaban sus rostros con máscaras de simios y utilizaban como pseudónimo los nombres de artistas fallecidas como Frida Kahlo, Eva Hesse o Lee Krasner, reivindicando así los logros que aquellas habían conseguido.

Eran feministas y su modus operandi consistía en mostrar al público la discriminación que vivían las mujeres artistas, siempre cargadas de ironía y humor se lanzaron a reinventar el feminismo conocido hasta ese momento. Atraían al público con su mensaje y estética agresiva en lugar de hacia sus propias personalidades que como ya he comentado eran desconocidas incluso para sus familiares según he podido leer en algún artículo que recopilé para poder escribir este post.

A esa primera manifestación ante el MOMA se sucedieron otras acciones de protesta en las se propusieron poner en evidencia a todo el mercado artístico. Así, hicieron responsables a coleccionistas, críticos y propietarios de galerías del desequilibrio entre sexos existente en el mundo del arte, y sus primeras obras gráficas fueron carteles que, colocados en las calles del Soho, hacían patente el vacío que sufrían las mujeres artistas. Crearon anuncios para autobuses y desplegables para revistas, pretendían llegar a todas partes y utilizaron las técnicas que tenían a su alcance para lograrlo.

Sus protestas no solo se centraron en la discriminación hacia la mujer si no que también se centraron en la discriminación racial, y se implicaron en otros temas como el aborto, la violación, la pobreza o la guerra del Golfo, colaborando para ello con otros grupos como el Act Up.

VENTAJAS DE SER UNA MUJER ARTISTA

Trabajar sin presión por el éxito
No tener que estar en exposiciones con hombres
Tener un modo de escape del mundo del arte en tus cuatro trabajos freelance
Saber que tu carrera podría resaltar después de que cumplas los 80
Tener la seguridad que cualquier clase de arte que hagas será clasificado como femenino
No estar estancada en una posición fija como profesora
Ver como tus ideas viven en el trabajo de otros
Tener la oportunidad de escoger entre carrear y maternidad
No tener que ahogarse con esos grandes puros o pintar vestida con trajes italianos
Tener más tiempo para trabajar cuando tu pareja te deja por otra más joven
Ser incluida en versiones del la historia del arte revisadas
No tener que sufrir la vergüenza de que te llamen genio
Que salga tu foto en las revistas de arte llevando un traje de gorila

Lo que en suma pretendían conseguir era que el arte de museos y galerías mostrara por fin una imagen real de la historia y del actual panorama cultural, y dejara de ser un inventario de contribuciones masculinas. No reivindicaban que el 50% de los artistas expuestos fueran mujeres o miembros de minorías, pero criticaban que la cifra real fuese inferior al 10%. Además, entendían el arte como reflejo de la experiencia personal y social, por lo que las obras de mujeres y de artistas pertenecientes a alguna minoría debían ser por lógica distintas a las de sus colegas masculinos. Opusieron resistencia al lenguaje de la crítica artística rebatiendo el modelo patriarcal con la figura del “genio” y tradujeron la palabra latina “genius” por testículos, motivo que entendían podía explicar el que se utilizara tan poco para describir a las mujeres.

En 1999 el colectivo, que ya había crecido considerablemente, decidió establecerse como Guerrilla Girls Inc., pero sólo un año más tarde empezó a disgregarse: el grupo de performers y el comando online se establecieron por su cuenta, lo que terminó desencadenando un desagradable proceso judicial entre las diferentes partes. Estos últimos sucesos no deberían ensombrecer la labor de denuncia y crítica social emprendida por el grupo durante más de una década. Su activismo fue una alternativa a otras formas de feminismo que se estaban desarrollando en ese momento. Las Guerrilla Girls no fueron las primeras ni las únicas en reivindicar unos derechos que continuaban siendo negados a las mujeres, pero sí fue original y única la forma en que se propusieron combatir esta discriminación: con ingenio, descaro y sobre todo mucha ironía.

Aquí dejo enlaces interesantes:

– Enlace a su web: https://www.guerrillagirls.com/

– Enlace a la expo de Tate Modern: https://www.tate.org.uk/search?rid=10497&type=artwork

– Guerrilla girls 30 años de activismo feminista en Matadero Madrid

– Mujeres artistas: 12 talentos que echaron un pulso a la historia

Pin It on Pinterest

Share This